BPSC

Buenas prácticas para superar el conflicto. Ejemplos concretos de como sí es posible salir del callejón

Buenas Prácticas para Superar el Conflicto

Las experiencias, iniciativas y proyectos que se encuentran registradas en este Banco responden a distintas visiones políticas sobre el conflicto y sus alternativas de solución. Confiamos en el buen juicio del lector para sopesar estas particulares visiones.
Todas las iniciativas aquí inscritas son alternativas válidas para la superación del conflicto y pueden ser difundidas libremente siempre y cuando se cite la fuente: Banco de Buenas Prácticas para Superar el Conflicto - Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo - Colombia.


Plan de Desarrollo Rural Integral del Carare-Opón
Temas del INDH relacionados:

Municipio y departamento: VELEZ , SANTA HELENA DEL OPON , PUERTO PARRA , LANDAZURI , EL PEÑON , CIMITARRA , BOLIVAR , SANTANDER

1. Origen

El departamento de Santander tiene su conformación actual desde 1910, fecha en la cual le fue segregado el territorio del departamento del Norte de Santander. Lleva su nombre en honor al General Francisco de Paula Santander y su capital es la ciudad de Bucaramanga. El departamento de Santander cuenta con una extensión de 30.537 kilómetros cuadrados y se divide en seis (6) provincias: García Rovira, Mares, Soto, Guanentá, Comunera y Vélez. Está ubicado en el sector noreste de Colombia formando parte de la Región Andina.

Su ubicación le otorga características específicas, tales como: tener acceso directo a la vía fluvial más importante del país (el Río Magdalena) lo que le facilita el acceso a la costa norte y con algunos departamentos del interior. La presencia de numerosos ríos como el Chicamocha, el Carare, el Suárez, el Lebrija, el Opón, entre otros, hacen que el departamento tenga un gran potencial hidroenergético.  Además, en el Sur-occidente del departamento de Santander se encuentra ubicada la subregión Carare–Opón que es predominantemente selva tropical húmeda. Esta limitada al oeste con el Río Magdalena y se extiende al este hasta el área montañosa de la cordillera oriental; su temperatura promedio oscila entre 18º y 30º C, posee pisos térmicos que varían desde el cálido hasta el templado. Por otra parte, esta área fue declarada como reserva forestal por poseer una gran biodiversidad y su suelo es apto para el desarrollo de diferentas actividades económicas, en especial la agricultura, la ganadería y la explotación maderera y minera.

En contraste con estas riquezas, se encuentra un panorama de pobreza ocasionada por el abandono del Estado y el recrudecimiento del conflicto armado, lo que ha generado miles de historias de desesperanza, pérdida de credibilidad en las instituciones gubernamentales y la aceptación de la ilegalidad como una alternativa para la consecución de ingresos.

La problemática de los cultivos de hoja de coca y su procesamiento ha venido tomando una dinámica de crecimiento en Santander, especialmente en el sur del departamento. Esta situación, llevó en abril de 2004 a las administraciones municipales de Cimitarra, Landázuri, Bolívar, El Peñón, Santa Helena del Opón y Puerto Parra, a realizar diligencias ante el Ministerio del Interior y de Justicia para:
  • Tratar de suspender las fumigaciones con glifozato, argumentando las graves implicaciones en materia de salud y seguridad que este proceso tendría en la población.
  • Conseguir que el departamento de Santander figurara en el mapa del PLANTE ya que aparecía en blanco (libre de cultivos ilícitos)
  • Gestionar que el departamento quedara en el programa familias guardabosques, dado que se creía que el área de cultivos ilícitos era insignificante
  • Buscar otras alternativas de orden nacional, departamental o internacional que condujeran a desincentivar el crecimiento de las actividades ilegales.
Los alcaldes no consiguieron los objetivos y continuaron con sus reuniones hasta que decidieron solicitar apoyo al Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio (PDPMM). A través de esta iniciativa, se pudo financiar una consultoría para elaborar un plan de desarrollo alternativo. El Consultor encontró que en la subregión del Carare – Opón, se vive una grave problemática social debido a la pobreza tan intensa ocasionada por el abandono del sector público y privado, las pocas oportunidades de trabajo, las vías en muy mal estado, una economía de subsistencia frágil sin oportunidades de mercado, la falta de vivienda digna para la familias, los graves problemas de salud causados por la desnutrición, el mal de chagas o el pito y las pocas oportunidades de estudio para los niños y los jóvenes de los dos sexos.

Estas condiciones fueron y son aprovechadas por oportunistas que le hacen ver a la comunidad una “falsa ilusión” de ganar dinero fácil y en poco tiempo a través de la venta más rentable de un kilo de coca que de la venta de una carga de cacao sacada a cuatro o más kilómetros por caminos de herradura. La situación encontrada ameritaba una propuesta más amplia que la de un plan de desarrollo alternativo lo que condujo a la formulación de un Plan de Desarrollo Rural Integral del Carare – Opón.

Con el norte definido, los alcaldes tomaron la decisión de asociarse y obtener el acompañamiento del sector privado que está representado en los gremios de la producción, ellos son: Asociación de Campesinos Unidos de Cimitarra (CACIM) Asociación de Productores (ASOPROLAN), Asociación de Cultivadores de Mora de Bolívar (MORELIA), Asociación de Fruticultores del Peñón (FRUTIPEÑÓN), Asociación de Productores de Cacao de las Regiones del Carare - Opón (ASOPROCARO) y la Asociación de Cultivadores de Bananito de Vélez y Landázuri (ASOBANANITO).

Estas acciones se organizaron administrativamente en la Cooperativa del Carare – Opon, COOPUNION, la cual nació jurídicamente el 12 de julio de 2005 y la cual busca alternativas y opciones para reducir la presión generada por la siembra de coca.

2. Objetivos y acciones

El Plan de Desarrollo Rural Integral (PDRI), se presentó como un conjunto de acciones de coordinación interinstitucional, con miras a mejorar las condiciones socio económicas de las familias afectadas por la presencia de cultivos ilícitos en la zona, para lo cual plantea retos importantes.

COOPUNION tiene como visión llevar a cabo la ejecución del documento denominado Plan de Desarrollo Rural Integral del Carare-Opón, el cual posee cinco (5) programas que se enfocan en:
  1. El fortalecimiento institucional: que busca que COOPUNION, los gremios de la producción y otras formas asociativas apoyen los pactos sociales para el desarrollo de actividades lícitas.
  2. Rescate integral del sector rural: el cual hace relación a dinamizar las actividades agrícolas, pecuarias, forestales, acuícola y comerciales, en todos los pisos térmicos de la subregión. Para el funcionamiento de esta línea de acción se requiere pensar en asistencia técnica para la preparación de suelos, establecimiento de cultivos lícitos y manejo fitosanitario; también para la orientación de medidas de protección ambiental, toda vez que se trata de una zona de reserva forestal y biológica que ha venido deteriorándose a causa de la tala de bosques con el objeto de desarrollar la siembra de coca. Lo anterior, se espera que sea acompañado con un proceso de titulación de baldíos, en coordinación con el Instituto Colombiano para el Desarrollo Rural (INCODER).
  3. Recuperación de la malla vial rural: la cual se concretará en la organización de un “Banco Piloto de Maquinaria” que permita administrar eficientemente un conjunto de maquinaria, con el fin de recuperar y mejorar la malla vial por donde salen los productos primarios o procesados legalmente.
  4. Fortalecimiento a los servicios de salud y vivienda: esta infraestructura social no es bien atendida, motivo por el cual, se busca la gestión de recursos para que la población tenga acceso digno a este tipo de servicios.
  5. Apoyo al desarrollo humano de la juventud: se refiere a que los jóvenes de ambos sexos no tiene acceso a oportunidades, que los orienten y motiven a gestionar el desarrollo de sus fincas o veredas. Esto se puede lograr  a través de la educación rural (llamada bachillerato rural o tecnología forestal), con un enfoque diferente a los sistemas usados actualmente.
Entre las actividades realizadas por COOPUNIÓN, con el objeto de socializar la institución y gestionar recursos para el Plan de Desarrollo Rural Integral, se han realizado diferentes encuentros como:
  • Asambleas mensuales de trabajo donde se han invitado personas que tiene relación con sus objetivos, especialmente con la Gobernación de Santander; los Secretarios de Agricultura, Planeación y Gobierno departamentales; el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (INCODER); la Unión Europea; el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio; la Asociación Nacional de Municipios y el sector educativo privado.
  • En Bogotá, se realizó una reunión con la primera dama de la nación, quien prometió visitar la región en marzo del año 2006 y expresó su intención de apoyar el Plan en el tema del banco de maquinaria. También se realizaron reuniones con la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD); el Ministerio de Transporte, y en el Palacio de Nariño con  el Programa Red de Seguridad Alimentaria (RESA), Familias Guardabosques y Familias en Acción.
  • También se llevó a cabo un encuentro con la Asamblea del departamento de Santander.
De otro lado, se ha dado trámite a tres proyectos: uno de seguridad alimentaría por 1.000 millones con FUPAD y que cuenta con recursos de la Agencia Interamericana de Desarrollo (AID), otro para la instalación del banco de maquinaria por 900 millones de pesos que cuenta con el respaldo del Laboratorio de Paz del PDPMM y, finalmente se respalda al distrito forestal Carare-Opón con recursos del FONDER por 700 millones de pesos. Igualmente, se han diseñado proyectos productivos para ser presentados a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en los  programas MIDAS y ADAMS.

Otra actividad que se desarrolló fue presentarse en varios foros comunales sobre cultivos ilícitos que se han llevado a cabo en varias veredas y corregimientos de la zona.

Entre los impactos, se pueden mencionar:
  • COOPUNIÓN, ha dinamizado el proceso del Plan de Desarrollo Integral Rural Carare–Opón que muestra que la Cooperativa es un modelo piloto de asociatividad, que ha contado con una alta receptividad.
  • El Plan de Desarrollo Rural Integral, hace parte importante de los Planes de Desarrollo nacional, departamental y municipal.
  • Los alcaldes han mostrado un alto interés por mantener el proceso, y poder llegar a familias necesitadas con una oferta y oportunidad para vivir nuevamente en lo legal.
Por otra parte COOPUNIÓN, para el desarrollo del PDRI, requiere del apoyo permanente de las instituciones públicas y privadas, dado que el reto es grande y es un medio a través del cual se puede alcanzar la paz en el departamento de Santander.

Así mismo, se debe tener en cuenta que contar con una política pública del orden nacional, orientada a fortalecer las iniciativas productivas y el fortalecimiento del agro es una oportunidad que debe aprovecharse localmente. En este sentido, el PDRI responde a esta expectativa, toda vez que en el están involucrados las instituciones gubernamentales, privadas y agencias de cooperación internacional. Estos actores pueden y deben participar ofreciendo apoyo financiero, técnico y profesional.



3. Beneficios y beneficiarios

En el sector rural se encuentran los beneficiarios directos de esta buena practica, que comprende cerca de setenta mil (70.000) habitantes, con un área superior a las 536.000 hectáreas ubicadas en tres pisos térmicos, en los municipios de Cimitarra, Landázuri, Bolívar, El Peñón, Santa Helena del Opón y Puerto Parra en donde algunas acciones del Plan de Desarrollo Rural Integral que se vienen realizando han contribuido al mejoramiento de las condiciones de vida de los pobladores.

4. Fortalezas y amenazas

El panorama donde tiene origen esta experiencia es quizá el elemento diferenciador respecto a otras regiones en las que se han emprendido procesos similares. Esta realidad que toca la sensibilidad social y despierta el interés de quienes trabajan día a día por disminuir los efectos que, en Colombia, ha dejado el conflicto armado.

Una rápida mirada a esta realidad que acompaña la historia los alcaldes de Cimitarra, Landázuri, Bolívar, El Peñón, Vélez, Santa Helena del Opón y Puerto Parra, ha sido la presencia del conflicto lo que se convierte en el reto para los alcaldes de los municipios.

Los elementos importantes de esta iniciativa para la paz son:
  • Una mejor comprensión de cómo se originaron las situaciones difíciles de la región.
  • Haber logrado una buena coordinación interinstitucional.
  • La promoción de las iniciativas organizativas y de autogestión del desarrollo.
  • La aceptación de la iniciativa por parte de la comunidad y de las instituciones relacionadas con el proyecto.
  • La existencia de COOPUNION como plataforma de planeación para la subregion desde la cual es posible la gestión de relaciones y recursos.
La sociedad no es ajena al conjunto de hechos que se presentan en la zona ni a la complejidad que presenta este contexto, razón fundamental para que se hubiese pensado en un Plan Integral. No obstante y sin desconocer esto, es la economía de la coca y sus implicaciones sociales el origen y la preocupación central en el proceso de constitución del PDRI. La coca se ha erigido como una forma de vida y de subsistencia "legitimada" por la población, pese a que para el común lleva consigo una imagen negativa, El intento por disminuir este ambiente de permisividad hacia lo ilegal es el reto oculto que han asumido los pioneros y que es bastante difícil de superar. A esto se suma la precariedad de las vías, el tiempo de producción y la escasez de oportunidades, factores importantes para una política de erradicación de los cultivos ilícitos.

A pesar de la anterior circunstancia, surgen pasos lentos pero firmes hacia nuevas opciones de vida y aunque existe la voluntad manifiesta de la comunidad y su vinculación directa a cada una de las fases del proceso, queda un importante trabajo por realizar, tarea que debe ser asumida por cada uno de los actores de manera continúa.

La presencia de los gremios de productores con representatividad en cada municipio es un aspecto crucial para la consolidación del PDRI y un avance con amplios meritos sociales y políticos. Sin embargo debe tener en cuenta, las opciones de organización de la comunidad, permitiendo que puedan ejercer sus derechos ciudadanos y alcancen una mayor presencia en las fases próximas.

La creación del PDRI, evidencia los alcances que tiene una convocatoria que incentiva la vinculación de la gente, de las comunidades a participar en el desarrollo de su municipio y de la subregion. Igualmente, los invita a fortalecer su capacidad de autogestión, a tomar conciencia y a decidir autónomamente no participar en la economía ilegal de los cultivos de coca y su comercialización.

Un propósito que va más allá de mejorar las condiciones de la guerra, es lograr verdaderas opciones para lograr la paz, de manera que la violencia deje de ser una condición habitual y se convierta en un reto en el que todos se comprometan desde los ciudadanos hasta las instituciones y el gobierno, en donde la tarea primordial sea la de generar las condiciones necesarias para el trabajo mancomunado.

En esta tarea de hacer realidad el PDRI, ha sido fundamental el papel de los alcaldes de los municipios de Cimitarra, Landázuri, Bolívar, El Peñón, Santa Helena del Opón y Puerto Parra, así como de los gerentes y directivos de los gremios, la Gobernación de Santander y el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio.

Finalmente, se debe anotar que esta iniciativa, como una estrategia organizativa, es una propuesta capaz de responder a las necesidades de coordinación y de manejo administrativo eficiente; como experiencia de paz demuestra que si se puede salir del conflicto y la pobreza empleando nuevos caminos con alternativas legales que conduzcan a personas interesadas en unirse a esta proceso en el que la cooperación y la participación es la base fundamental.


5. Contacto

Alberto Salcedo Murillo
Carrera 27A No 42 - 16 apto 501 edificio Coasmedas II
Bucaramanga - Santander
Teléfono (+7) 6451346
Teléfono móvil: 3108756294
albsalcedo@yahoo.com

Publicada el (d/m/A): 06/02/2006


Esta Buena Práctica ha sido consultada 3470 veces

Ver todas las buenas prácticas | Ver mapa | Volver

 

Búsqueda avanzada de Buenas prácticas:
Palabra(s) relacionada(s):
Tipo de buena práctica:
Departamento:
Municipio:
Razón de surgimiento:
Continua realizándose:

Callejón con Salida
 

Contáctenos
Buenas prácticas para superar el conflicto
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
Crr. 11 No. 82-76 Of. 802
Bogotá-Colombia
Teléfono: 6364750
Fax: 6364750 Ext. 209
Correo-e:

correo electrónico

Desarrollado por Colnodo para el Area de Paz, Desarrollo y Reconciliacion del PNUD Colombia