BPSC

Buenas prácticas para superar el conflicto. Ejemplos concretos de como sí es posible salir del callejón

Buenas Prácticas para Superar el Conflicto

Las experiencias, iniciativas y proyectos que se encuentran registradas en este Banco responden a distintas visiones políticas sobre el conflicto y sus alternativas de solución. Confiamos en el buen juicio del lector para sopesar estas particulares visiones.
Todas las iniciativas aquí inscritas son alternativas válidas para la superación del conflicto y pueden ser difundidas libremente siempre y cuando se cite la fuente: Banco de Buenas Prácticas para Superar el Conflicto - Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo - Colombia.


Programa jóvenes agricultores del Valle del Cauca
Temas del INDH relacionados:

Municipio y departamento: YOTOCO , TULUA , TRUJILLO , SEVILLA , LA CUMBRE , JAMUNDI , DAGUA , CARTAGO , CAICEDONIA , BUGA , ANSERMANUEVO , VALLE DEL CAUCA

1. Origen

El Programa jóvenes agricultores del Valle del Cauca surge en su generalidad en 1997 como una iniciativa del Comité Departamental de Cafeteros en las zonas rurales, debido al envejecimiento de la fuerza campesina y a la escasa tecnificación de las parcelas donde se cultiva café.

El programa responde a las pocas posibilidades de desarrollo que tienen los jóvenes en el campo al no contar con una parcela propia para cultivar, lo cual coadyuvaba a la inserción de muchos de ellos en los grupos armados al margen de la ley. Otra situación fue el auge de cultivos ilícitos y la baja rentabilidad de las unidades productivas relacionadas con el cultivo tradicional del café, lo que llevó a construir e implementar un programa que pudiera atender ésta situación y favorecer la producción de café.

Este programa se ejecuta en distintos municipios del departamento del Valle del Cauca de zona suroccidental (La Cumbre, Buga, Dagua. Jamundi y Yotoco), la zona centro (Tulúa, Buga, Trujillo, Sevilla y Caicedonia) y la zona norte (Cartago y Anserma). Es ejecutado por la Central de Cooperativas Agrarias (CENCOA), en cuanto al desarrollo del componente social. Otras instituciones se encargan  del componente técnico, pero esa información por ser más especializada se omite aquí.

2. Objetivos y acciones

El programa busca crear alternativas viables para la juventud rural mediante la implementación de un modelo en el cual los beneficiarios y sus familias participen en un proceso de formación y capacitación que les permita mejorar sus condiciones de vida y ser polos de desarrollo.

Entre los objetivos específicos se encuentra:
  • Promover el relevo generacional en las zonas rurales cafeteras del departamento, evitando la migración hacia centros urbanos, la vinculación a grupos armados y la participación en actividades ilícitas, dada las condiciones históricas de vulnerabilidad de los campesinos y la dinámica del conflicto armado.
  • Facilitar el acceso y uso a los jóvenes rurales de factores de producción como tierra y capital de trabajo, con el fin de mejorar sus condiciones de vida.
  • Convertir unidades agrícolas poco productivas en altamente productivas, mediante la adecuada implementación de las diferentes ofertas tecnológicas, protegiendo los recursos naturales mediante un proceso de intervención técnico y administrativo.
  • Incentivar la mano de obra familiar como factor productivo importante en el desarrollo de las diferentes actividades productivas.
  • Lograr el desarrollo individual, familiar y grupal de los beneficiarios del programa a través de procesos de capacitación y formación, que permitan impactar positivamente a la comunidad de la cual hacen parte.
  • Promover esquemas asociativos entre los beneficiaros de manera que realicen labores de cultivo, manejo de poscosecha y comercialización de los productos obtenidos en sus fincas.
Para la consecución de dichos objetivos se realizan capacitaciones de orden técnico relacionados con las labores de la finca, y en el componente social la capacitación se orienta al fortalecimiento de procesos comunitarios, asociativos y organizacionales y la construcción de acuerdos mínimos de convivencia También se promueven actividades de integración, encuentros entre los diferentes grupos pertenecientes al programa, convenios con instituciones gubernamentales y no gubernamentales y talleres en liderazgo  Por otra parte, el programa ha sido presentado por la Federación de Cafeteros al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para proyectarlo a nivel nacional.

Ese proyecto se desarrolla en 3 etapas:
  1. Etapa de conformación (duración seis meses). En esta etapa se realiza la identificación, evaluación y negociación del predio, y la promoción y selección de beneficiarios. A través de la realización de convocatorias, se selecciona un grupo de jóvenes agricultores entre 18 y 35 años con experiencia en el campo (en lo posible que sus familias hayan estado siempre vinculados a las labores del campo), que tengan vocación cafetera, con un nivel educativo –en lo posible- de educación básica secundaria y que gocen de buena reputación. También se desarrollan secciones de inducción y planeación técnica y social.
  2. Etapa de desarrollo (duración 42 meses). En esta fase se hace la gestión y seguimiento de recursos financieros, facilitando la obtención de créditos. Estos son inicialmente aportados por el Comité de Cafeteros y posteriormente se realiza con entidades bancarias con la mediación del Comité, permitiendo a los jóvenes adquirir una tierra en calidad de propietarios, cancelando la deuda durante un lapso de tiempo en promedio de doce años en donde los primeros cinco años no pagan ninguna cuota. Durante este tiempo se adelanta la instalación y seguimiento de los proyectos productivos, el desarrollo de un plan ambiental y la comercialización del café. Simultáneamente se promueve el fortalecimiento del tejido social y el fortalecimiento organizacional.
  3. Etapa de Consolidación y autonomía (duración de 1 año). En esta etapa se evalúa el funcionamiento del grupo, se afianzan algunos procesos que a criterio de la institución el grupo debe hacer y en este momento se disminuye la presencia institucional.
Durante la puesta en marcha de todo el proceso, la finca es habitada de manera compartida por varios jóvenes con sus respectivas familias, asignándole a cada uno cinco hectáreas aproximadamente, contando con el apoyo y acompañamiento permanente de una trabajadora social y un ingeniero agrónomo, con el fin de que durante los primeros cinco años se goce de buenos niveles de convivencia y se dirijan las acciones necesarias para la puesta en marcha de la unidad productiva competitiva.

Con el paso del tiempo el programa vinculó la modalidad de arrendamiento de fincas a diez años con la probabilidad de compra después de la finalización del contrato, conservando el mismo enfoque y proceso de adquisición de fincas, con la variante de que se trata de usufructuar al máximo la tierra por el espacio que dura el contrato, enfatizado en el trabajo en equipo.

Por otro lado, el programa, gracias a la cooperación internacional, bajo la figura de “Sembradores de Paz” creó otros 15 grupos de jóvenes agricultores, apoya a grupos de campesinos ya formados y actualmente contribuye a la creación de aproximadamente 6 grupos de base campesina en la región.

Con las acciones del programa se logró el mejoramiento en el trabajo en equipo de las familias que cohabitan en las fincas, el cumplimiento de los reglamentos de convivencia, la contribución al cubrimiento de las necesidades básicas de los jóvenes campesinos, la participación de muchos de los jóvenes en las juntas de acción comunal de las zonas donde se encuentran las fincas, la rentabilidad de las unidades productivas, la adquisición por parte de los jóvenes de una visión empresarial de las fincas y la comunicación permanente entre los diferentes grupos que hacen parte del programa.

3. Beneficios y beneficiarios

Se benefician del programa aproximadamente 40 grupos de jóvenes campesinos al contar con atención personalizada en las labores de la finca, participar en los subsidios de adquisición y mejora de vivienda rural. Estos jóvenes también han conseguido un cambio del estatus de jornalero al de propietario, estabilidad y aumento de los ingresos económicos, aprendizaje de habilidades comunicativas, organizacionales y en liderazgo. Además se creó la Asociación de Jóvenes Agricultores y se cuenta con las herramientas que facilitan la buena convivencia entre las familias que cohabitan una misma finca.

4. Fortalezas y amenazas

La principal fortaleza que se deriva del desarrollo del programa es el enriquecimiento de la interacción de los grupos y el beneficio con un subsidio de un 70% a los jóvenes campesinos para la compra de tierras. El éxito de esta iniciativa se revela en las acciones que se encaminan a la réplica, a nivel nacional, del enfoque y la experiencia misma.

Sin embargo las propuestas del programa han encontrado serios obstáculos:
  • La puesta en marcha de la finca en sus primeros años fue muy difícil puesto que ésta no generaba ningún recurso que permitiera la satisfacción de las necesidades básicas de los jóvenes. Esta situación, los obligó a realizar paralelamente otro tipo de trabajos en fincas aledañas a fin de poderse sostener económicamente.
  • Los altos precios para la adquisición de fincas y la poca oferta de las mismas.
  • La caída a partir de 1999 en los precios del café, que obligó a una reestructuración parcial en los plazos de los créditos.
  • Pese a que en muchas zonas se cuenta con el respeto de los actores armados al margen de la ley, el tema de orden público asociado a la lógica del conflicto armado frena o aminora las acciones del programa debido a que los funcionarios no pueden desplazarse por la inseguridad y violencia que se presenta.
  • En algunas zonas los actores armados han pedido vacunas y han robado los carros en que el personal de la institución se transporta.
  • Reasignación de zonas a algunos funcionarios por amenazas de los grupos armados al margen de la ley.
  • Aún persisten problemas de hacinamiento de las familias, puesto que viven varias familias en una misma vivienda en las fincas que se han puesto al servicio del proceso. Esta situación es producto de que, si bien el Programa gestiona subsidios para el mejoramiento de las viviendas, especialmente con las alcaldías locales, estos no alcanzan a cubrir las necesidades de las familias campesinas.
  • Casos particulares de abandono del programa por parte de los jóvenes al presentarse situaciones de conflicto con los grupos armados al margen de la ley.
  • Sentimiento generalizado de los campesinos de no sembrar cultivos de pan coger para evitar la intromisión de los grupos armados al margen de la ley en las fincas.
Finalmente el programa ha contado con una ayuda significativa de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) y la Embajada Española en lo referente a la compra de las fincas y el fortalecimiento y creación de grupos de base campesinos.

5. Contacto

Cesar Augusto Medina Rincón
Director y Coordinador Técnico del programa
Cencoa
Carrera 5 No. 13-46 piso 11
Cali - Valle     
Teléfono: (+2) 8823232  
Teléfono móvil: 310 370 92 00
cesarmedinaricon@yahoo.es

Publicada el (d/m/A): 20/04/2006


Esta Buena Práctica ha sido consultada 2782 veces

Ver todas las buenas prácticas | Ver mapa | Volver

 

Búsqueda avanzada de Buenas prácticas:
Palabra(s) relacionada(s):
Tipo de buena práctica:
Departamento:
Municipio:
Razón de surgimiento:
Continua realizándose:

Callejón con Salida
 

Contáctenos
Buenas prácticas para superar el conflicto
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
Crr. 11 No. 82-76 Of. 802
Bogotá-Colombia
Teléfono: 6364750
Fax: 6364750 Ext. 209
Correo-e:

correo electrónico

Desarrollado por Colnodo para el Area de Paz, Desarrollo y Reconciliacion del PNUD Colombia