BPSC

Buenas prácticas para superar el conflicto. Ejemplos concretos de como sí es posible salir del callejón

Buenas Prácticas para Superar el Conflicto

Las experiencias, iniciativas y proyectos que se encuentran registradas en este Banco responden a distintas visiones políticas sobre el conflicto y sus alternativas de solución. Confiamos en el buen juicio del lector para sopesar estas particulares visiones.
Todas las iniciativas aquí inscritas son alternativas válidas para la superación del conflicto y pueden ser difundidas libremente siempre y cuando se cite la fuente: Banco de Buenas Prácticas para Superar el Conflicto - Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo - Colombia.


Red de mujeres y organizaciones del departamento del Meta
Temas del INDH relacionados:

Municipio y departamento: META

1. Origen

El proceso organizativo de las mujeres del departamento del Meta, en especial en la zona del Ariari, comenzó a finales de la década de los ochenta, tras un proceso en el que varias de ellas buscaron trabajar por los niños del municipio de Guamal que no tenían un hogar infantil. Así de casa en casa se logró reunir a 32 menores, quienes iban a una guardería y eran atendidos por Nubia Nancy Gómez Ramos, profesora de preescolar.

Al cabo de dos años, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar- ICBF- negoció con la guardería y a través de un convenio entró a brindar apoyo total a los niños, creándose de esta manera el Hogar infantil Los Comuneros, que pese a todas las dificultades que debió enfrentar, finalmente logró obtener la sede propia, entregada por la alcaldesa del momento, y aunque fue necesario reformarla continúa funcionando en el mismo lugar.

Desde el inicio se comenzó con formación a mujeres y se desarrollaron actividades que realizaban para recoger fondos para el jardín, a esta actividad se fueron integrando nuevas mujeres, quienes se organizaron y crearon las Madres Comunitarias de Guamal.

A los diez años, en 1996, se llamó al CINEP, toda vez que se conoció que adelantaba un proyecto que se denominaba “Formación Social y a Distancia para Madres Jardineras”. A las mujeres de Guamal se unieron otras de Castilla y San Martín, a quienes Nancy Gómez estaba formando a través del trabajo que venía desarrollando como directora del jardín del ICBF. Más tarde a estas comunidades se uniría la de Acacias.

El proceso de formación se estableció para 2 años y en él participaron 60 mujeres, y se graduaron 56 al cabo de cuatro años. En este lapso se unió la organización Save Children, que permitió extender el trabajo a los municipios de Acacias, Granada y Fuente de Oro. Creció el proceso y el CINEP consideró necesario nombrar una coordinadora para la zona, fue así como se convocó a concurso y fue seleccionada quien venía desempeñándose como directora del jardín del ICBF.

El CINEP se fue de la región en el 2000, pero dejó semilla en muchas mujeres para continuar trabajando. Las reuniones continuaron realizándose y surgió la idea de crear una organización, pero esto les tomó varios años porque se buscaba que no fuera algo jurídico lo que uniera al grupo sino el proceso mismo. Por eso se pensó mucho en los estatutos y cada vez que se iba a hablar de ellos, se hacía un almuerzo comunitario. Luego decidieron sembrar hortalizas, tomate, maíz y patilla, aunque en algunas oportunidades se fracasó, era una estrategia de seguridad alimentaria para el grupo y una excusa para reunirse.

Este proceso se vio fortalecido cuando el CINEP invitó a dos mujeres a un curso de Escuelas Campesinas a la ciudad de Buga por 20 días. En esa oportunidad viajaron dos chicas campesinas, hijas de  señoras del grupo. Ellas fueron y se capacitaron por dos años. El conocimiento lo replicaron una vez regresaron y de esta manera enseñaron a las demás mujeres a fabricar cremas y champú.

En esta oportunidad el CINEP ofreció un diplomado de seis meses en negocios y al final apoyó tres iniciativas de los municipios de Cubarral, El Dorado y Guamal. Esto generó división y ruptura del proceso porque integró a mujeres que no formaban parte de ninguna asociación, y al organizar los grupos de trabajo no funcionaron. Las otras integrantes de Meta con Mirada de Mujer se sintieron excluidas y abandonaron la asociación.

En el 2002 se hicieron los estatutos de la organización Meta con Mirada de Mujer integrada por 14 mujeres de siete municipios: Guamal, Acacias, Cubarral, Dorado, Fuente de Oro, Granada y San Martín y liderada por Nancy Gómez. En el 2003 reapareció el CINEP y reinició un trabajo con ellas. Conformada la organización en el 2004 se creó la empresa de productos naturales Meta con Mirada de Mujer.

Durante este tiempo también se dictó capacitación a animadoras juveniles, educadoras familiares, madres comunitarias y hogares infantiles del ICBF en Granada y se trabajo en el proyecto  “Recuperación de la confianza  a través de la ternura” para niños y niñas de Guamal.

Finalmente Meta con Mirada de Mujer retomó el trabajo y se vinculó a la Mesa Humanitaria del Meta. Allí conocieron a otras mujeres, con quienes organizaron el Primer Encuentro de Mujeres del departamento en diciembre de 2006. Al evento asistieron 46 mujeres de diferentes municipios, gracias al apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Mesa Humanitaria, y se determinó comenzar a trabajar por la consolidación de una Red de Mujeres del Departamento.

2. Objetivos y acciones

La Red de Mujeres y Organizaciones del Departamento del Meta tiene como fines promover y defender los derechos humanos de las mujeres del departamento, especialmente las mujeres campesinas, indígenas y las que están en situación de desplazamiento. También promover la equidad de género; propender por la participación y representación de las mujeres y sus organizaciones en el orden municipal, departamental y nacional a través de procesos que generen fortalecimiento y reconocimiento de sus organizaciones. Ejecuta acciones que buscan garantizar los derechos económicos, sociales y culturales de sus integrantes y desarrolla acciones para apoyar y fortalecer las iniciativas productivas. Igualmente promueve y genera procesos de apropiación de los derechos sexuales y reproductivos e impulsa acciones que contribuyan a prevenir y erradicar la violencia y el maltrato contra las mujeres, niñas, niños y adolescentes.

Dentro de las acciones que se han realizado en el proceso de construcción de la Red, se han desarrollado cinco encuentros.
  • El primer encuentro se realizó en el 2006, en éste se buscaba el acercamiento de las organizaciones de mujeres de diferentes municipios para generar intercambio de conocimientos y el reconocimiento como mujeres hacedoras de vida.
  • El 17 de marzo de 2007, se desarrolló el segundo encuentro en Guamal, donde participaron mujeres de diferentes municipios y organizaciones sociales. Su objetivo consistía en la conformación y la estructuración de la Red, como una estrategia para la incidencia en el diseño y desarrollo de políticas públicas en los órdenes municipal y departamental. Al tiempo que aportó elementos conceptuales sobre redes sociales, en especial, sobre redes de mujeres. Facilitó la realización de un diagnóstico inicial sobre las organizaciones y/o grupos de mujeres interesadas en participar en este proceso y finalmente permitió la consolidación de la estrategia de comunicación y el cronograma de encuentros. Dentro de los resultados obtenidos en este encuentro, se conoció la relación de 12 organizaciones de mujeres y mixtas. De ellas el 90% están constituidas legalmente, el 65% participa en escenarios en los que se puede hacer incidencia en diferentes temas relacionados con Derechos de las mujeres como los consejos de política social, los comités de salud y nutrición, las asociaciones de madres comunitarias y de productividad, entre otras. También se definió el tipo de Red a construir y se escogió el nombre con el que hoy se conoce Red de Mujeres y Organizaciones del Departamento del Meta.
  • El tercer encuentro se realizó el 5 de mayo de 2007 en el municipio de San Martín de los Llanos, con la participación de 25 asociaciones de mujeres. En esta oportunidad se trabajó de manera participativa en la definición de los objetivos de la Red, la validación y complementación del diagnóstico adelantado en el encuentro anterior y la construcción del Plan de Acción para el 2007.
  • El cuarto encuentro se efectuó el 23 de junio de 2007 en Villavicencio con la asistencia de 40 organizaciones de mujeres de 18 municipios, y buscaba avanzar en el proceso de conformación y consolidación de la Red, propiciar el intercambio de experiencias en proyectos productivos, así como la evaluación de los mismos. Complementar el Plan de Acción y definir responsabilidades y compromisos frente a la puesta en marcha de las acciones.
  • Durante los días 6 y 7 de diciembre de 2007, se realizó el quinto encuentro con la asistencia de 130 mujeres y la participación de 3 gestoras sociales y 10 concejalas de los municipios de Puerto Rico, Granada, Fuente de Oro y Guamal, quienes comenzarán su ejercicio en enero de 2008. En esta oportunidad se evaluó el primer año de funcionamiento de la Red y se socializó el Plan de Acción, al tiempo que se adquirió como compromiso para enero próximo revisar los planes de desarrollo tanto municipal como departamental.
Independiente de los encuentros realizados, se han efectuado reuniones con las representantes en los diferentes municipios para programar acciones y cada mes con las diferentes coordinadoras.

3. Beneficios y beneficiarios

Se puede señalar como el principal beneficio la consolidación de la Red de Mujeres del Departamento, toda vez que era un sentir desde la región, si se tiene en cuenta que otras organizaciones como la Defensoría del Pueblo a través de la defensora comunitaria quiso impulsar este proceso pero fracasó por falta de apoyo de la misma entidad, pese a que logró reunir a 65 mujeres del Ariari en un encuentro regional en el 2005 y elaboró una agenda de trabajo colectiva.

Esta red es un grupo sólido, conformado especialmente por mujeres rurales, que cuenta con un Plan de Acción, con una visión clara de la condición de mujeres con derechos y deberes; con reconocimiento en el ámbito personal, municipal, departamental y nacional, con una bitácora que recoge la memoria del proceso y con una experiencia de participación en escenarios como Agroexpo, expoartesanías y diferentes ferias comerciales organizadas por la Cámara de Comercio en Bogotá y Granada.

Adicionalmente hay motivación en ellas por contar con la Red, porque se sienten respaldadas y pueden participar en otros escenarios como la Mesa Humanitaria del Meta, donde han encontrado una plataforma para relacionarse con otras organizaciones. Además de permitirle vivr una vida más amable, es un proceso incluyente, que les ha posibilitado posicionarse en los municipios como actoras sociales, apoyadas por sus familias e incluso se ha evitado que los hijos de algunas de ellas ingresen a la guerra.

4. Fortalezas y amenazas

Se puede señalar como la principal fortaleza el valor agregado que la Red ha generado en cada una de las integrantes del proceso porque se sienten productivas y consideran que pueden hacer mucho por las demás mujeres. Han ganado confianza en ellas mismas, lo que les ha permitido participar en el ejercicio de la democracia postulando sus nombres a los concejos municipales, como ocurrió en el pasado proceso electoral en San Martín, Lejanías, Vistahermosa y San Juan. Al tiempo que impulsaron debates con los aspirantes a las alcaldías en Villavicencio y San Martín.

Sienten que su trabajo está siendo reconocido por cuanto permanentemente son invitadas a participar en diferentes actividades e incluso fueron llamadas por el INCODER a integrar el proceso de selección de beneficiarios de tierras en el departamento.

De otro lado, consideran que han ganado vida, por cuanto no ha habido amenazas por este trabajo, pese a las acciones que en contra de las mujeres se cometieron en el pasado, donde si hubo brotes de violencia generalizada contra la población y estigmatización hacia las mujeres asociadas, tras la llegada de los paramilitares de Urabá a la región. Entre el 1995 y 1996, por ejemplo, hubo un alto índice de agresión contra las mujeres de Guamal y fueron violadas 21 niñas, lo que generó una marcha de protesta en el municipio. Fue necesario crear códigos especiales para comunicarse vía telefónica entre los municipios, para no exponer sus vidas.

Hoy el escenario es distinto y se han alcanzado logros, sin embargo hay preocupaciones a otro nivel, porque en ocasiones la comunicación no es fluida entre las mujeres y se genera dispersión en el grupo; mientras que otras se centran en lo económico y no le dan importancia a lo social, también el desarrollo armonioso y la confiabilidad se han visto afectados por comentarios malintencionados de personas externas a la Red y se suma la falta de recursos para el desarrollo de las actividades propuestas.

5. Contacto

Nubia Nancy Gómez Ramos
Vereda El Carmen, finca El Bambú
Guamal,- Meta
Teléfono: (+8) 6755566
Teléfono móvil: 312 3063051
nancygomezramos@hotmail.com

Publicada el (d/m/A): 09/01/2008


Esta Buena Práctica ha sido consultada 5337 veces

Ver todas las buenas prácticas | Ver mapa | Volver

 

Búsqueda avanzada de Buenas prácticas:
Palabra(s) relacionada(s):
Tipo de buena práctica:
Departamento:
Municipio:
Razón de surgimiento:
Continua realizándose:

Callejón con Salida
 

Contáctenos
Buenas prácticas para superar el conflicto
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
Crr. 11 No. 82-76 Of. 802
Bogotá-Colombia
Teléfono: 6364750
Fax: 6364750 Ext. 209
Correo-e:

correo electrónico

Desarrollado por Colnodo para el Area de Paz, Desarrollo y Reconciliacion del PNUD Colombia