BPSC

Buenas prácticas para superar el conflicto. Ejemplos concretos de como sí es posible salir del callejón

Buenas Prácticas para Superar el Conflicto

Las experiencias, iniciativas y proyectos que se encuentran registradas en este Banco responden a distintas visiones políticas sobre el conflicto y sus alternativas de solución. Confiamos en el buen juicio del lector para sopesar estas particulares visiones.
Todas las iniciativas aquí inscritas son alternativas válidas para la superación del conflicto y pueden ser difundidas libremente siempre y cuando se cite la fuente: Banco de Buenas Prácticas para Superar el Conflicto - Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo - Colombia.


Proceso de Formación de Terapeutas y Multiplicadores en Acciones Psicosociales en un contexto de Violencia Sociopolítica
Temas del INDH relacionados:

Municipio y departamento: SINCELEJO , SUCRE , BARRANCABERMEJA , SANTANDER , CUCUTA , NORTE DE SANTANDER , FUNDACION , SANTA MARTA , MAGDALENA , MONTERIA , CÓRDOBA , MEDELLIN , ANTIOQUIA

1. Origen

“Acción Multiplicadora”

Terapeuta popular
crítica visión despierta
para que la gente alerta,
aprenda a contrarrestar,
mejor dicho, a transformar
el miedo en antorcha ardiente,
el dolor en luz y fuente,
en Memorias el olvido
y el territorio partido
en fuerte unión de la gente


Grupo Teatral Arlequín y los Juglares


La crítica situación de violencia sociopolítica que vive el país y las graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario, generan un impacto emocional en las víctimas y en su tejido social y organizativo.

Por tal motivo, la Corporación AVRE (Apoyo a Víctimas de violencia sociopolítica pro Recuperación Emocional), desde el año 1992 ha desarrollado capacidades institucionales y técnicas para la promoción del bienestar y el desarrollo integral de las comunidades y personas víctimas de violencia sociopolítica en diferentes zonas del país; sobre la base de un enfoque de atención psicosocial desde una perspectiva de los derechos humanos.

Durante estos años ha constituido un modelo de intervención, que se concibe como una metodología orientada a dinamizar, fortalecer y asesorar el componente psicosocial en las entidades socias con quien desarrolla sus acciones; con la óptica de ir generando capacidades locales o institucionales para una futura autonomía, o con algunos niveles de independencia en el desarrollo de acciones cualificadas en atención psicosocial y salud mental.

Este modelo está integrado por tres modalidades complementarias:
  • Modalidad Clínico – Terapéutica: Se brinda apoyo preventivo y de atención terapéutica, a personas y entidades, con el fin de que incidan en procesos de recuperación integral, a nivel individual, familiar y grupal.
  • Modalidad Formación – Capacitación: Se brindan herramientas necesarias, para que las personas y entidades que participan, en alguno de los niveles de formación de la Corporación AVRE, comprendan y/o Intervengan en procesos de apoyo psicosocial y salud mental. 
  • Modalidad Gestión y Acciones para el Fortalecimiento de la Sociedad Civil: Se establecen acciones de incidencia y práctica institucional, con base en un aporte específico de la atención psicosocial y prevención de la salud mental, en diferentes niveles territoriales o en un contexto global, para la construcción de una Cultura de Paz Positiva.
A la modalidad de formación y capacitación pertenece como componente El Proceso de Formación de Terapeutas Populares y Multiplicadores en Acciones Psicosociales, que surge como una estrategia orientada a generar sostenibilidad en lo local, de las acciones psicosociales y en salud mental realizadas en el marco de la atención integral a la población víctima de la violencia sociopolítica.

2. Objetivos y acciones

Objetivo General:
  • Formación de agentes locales (Terapeutas Populares y Multiplicadores en Acciones Psicosociales) que reconozcan el impacto que tiene la violencia sociopolítica sobre la salud mental de los individuos y el tejido social e implementen acciones de tipo terapéutico (primera ayuda psicológica) o de tipo psicosocial que lo contrarresten.
  • Objetivos Específicos:
  • Formación de un agente local, terapeuta popular, capaz de realizar intervención en crisis, tanto individual como en grupo con un enfoque psicosocial, desde una perspectiva de trabajo en redes con los objetivos principales de disminuir el sufrimiento emocional y prevenir alteraciones mentales y  fortalecer a las personas individual y colectivamente para que participen en procesos de reparación y reconstrucción del tejido social.
  • Formación de un agente local, multiplicador de acciones psicosociales, capaz de realizar intervención psicosocial a través de actividades pedagógicas grupales en áreas de salud mental, violencia sociopolítica y derechos humanos, desde una perspectiva de trabajo de redes, con el objetivo principal de propiciar la construcción y reconstrucción del tejido social e impulsar la  participación ciudadana.
Este proceso se ha desarrollado en seis ciudades del país, con nueve grupos para un total de  257 personas formadas como terapeutas populares y multiplicadores en acciones psicosociales.

Actividades: Como respuesta al impacto emocional y psicosocial generado por violaciones sistemáticas a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario los terapeutas populares y multiplicadores en acciones psicosociales han realizado actividades de distinto tipo como:
  • Realización de entrevistas individuales y familiares para brindar la primera ayuda psicológica y realizar evaluaciones iniciales, lo cual ha contribuido significativamente a la disminución del sufrimiento emocional de las víctimas de la violencia sociopolítica, mejorando la salud mental de los individuos, sus relaciones intrafamiliares y la movilización de mecanismos de afrontamiento propios.   
  • Talleres sobre manejo del duelo y del miedo, y remisiones de casos que requieren atención especializada.
  • Procesos de capacitación psicosocial orientados a la recuperación emocional, la reconstrucción del tejido social, y la conformación de redes como mecanismo de protección.
  • Establecimiento de relaciones con entidades regionales, nacionales e internacionales con el fin de generar vínculos que permitan enfrentar conjuntamente las problemáticas que presentan las víctimas.
  • Implementación de acciones preventivas dirigidas a comunidades que se encuentran en alto riesgo, preparándolos para afrontar de la mejor manera los efectos generados por los hechos violentos que se puedan presentar en la región.
Resultados:

En su gran mayoría los Terapeutas Populares y Multiplicadores en Acciones Psicosociales pertenecen a organizaciones formales desde las cuales trabajan en defensa de los derechos humanos y promueven las salidas no violentas al conflicto armado, buscando así mismo que en la atención psicosocial que brindan, se busque la verdad, la justicia y la reparación para las víctimas. Como resultado de ello el proceso:
  • Ha contribuido a que las personas reconozcan y ejerzan sus derechos, contrarrestando un lenguaje externo de conmiseración y compasión que da lugar a la victimización, la pasividad y la dependencia.
  • Aporta al fortalecimiento de la autonomía de las comunidades, que se ha visto limitada a consecuencia de los efectos de la violencia sociopolítica. Las personas retornan a ser activas, luchadoras y solidarias, participes en el desarrollo de sus proyectos de vida y en la construcción de paz.
  • Las comunidades generan lazos de convivencia y solidaridad que las ha llevado a consolidar relaciones de confianza y construir redes de apoyo. Hay concientización de que la respuesta violenta no es la mejor vía.
  • Se han fortalecido las redes sociales como mecanismo fundamental que garantiza la sostenibilidad de las acciones que permitan mejorar la calidad de vida de los individuos y de las comunidades.
  • Se brinda acompañamiento a personas que han sido víctimas de diversos hechos violentos, donde prevalecen familiares de asesinados y testigos de combates u hostigamientos.

3. Beneficios y beneficiarios

El proceso formativo está dirigido a comunidades e individuos víctimas de múltiples violaciones a los derechos humanos y/o infracciones al derecho internacional humanitario, que cuentan con altos niveles de liderazgo y organización (o potencial para ello) para generar procesos de sostenibilidad del trabajo psicosocial y en salud mental. En esta caracterización, se encuentra población desplazada forzosamente por el conflicto armado interno o en alto riesgo de desplazamiento y las personas perseguidas selectivamente por razones de violencia sociopolítica o sus familiares que han sido víctima de amenazas, desaparición forzada, asesinatos selectivos, tortura, masacres, etc.

Estas personas son a su vez usuarios o participantes de organizaciones, instituciones y entidades (sociales, eclesiales, comunitarias – asociativas, sindicales, organizaciones no gubernamentales, y educativas) que desarrollan trabajo con población víctima de la violencia sociopolítica y con la cuales la Corporación AVRE mantiene vínculos en procesos de apoyo y trabajo interinstitucional.
 
En el ámbito personal de la población beneficiada se ha generado cambios. Entre ellos se destacan los siguientes:

  • La población beneficiada de los procesos formativos de Terapeutas Populares y Multiplicadores en Acciones Psicosociales se han sensibilizado frente a la difícil situación sociopolítica que se presenta en sus zonas, desarrollando confianza para desenvolverse como agentes que acompañan a sus comunidades con el fin de disminuir su sufrimiento emocional y promover la participación activa en procesos de reparación y reconstrucción del tejido social.
  • Reconocen la existencia de un conflicto armado interno y de violencia sociopolítica en el país, que compromete además de los actores armados ilegales, al propio Estado por la acción u omisión en la protección de los derechos. 
  • Reconocen los impactos psicosociales y en la salud mental generados por los actores del conflicto armado interno en las víctimas. Ubicando responsabilidades e intereses.
  • Han complementado y profundizado las capacidades, habilidades y conocimientos que poseen para potencializar su gestión e intervención en las regiones y comunidades de las cuales hacen parte.
  • Han asumido su gestión como una forma de construir la paz, desde una perspectiva ética y solidaria, donde están inculcando valores como el respeto a la diferencia, la solidaridad, la confianza y la recuperación de la autonomía.
  • Sus actitudes y acciones frente a lo que hacen y logran contienen elementos de lo que significa la atención psicosocial, convirtiéndose para ellos en una forma de vida, asumiendo una actitud crítica para generar acciones dirigidas al bienestar de la comunidad
  • Han logrado reconocer sus propias emociones y trasformar las experiencias de violencia vividas, en potencial para aportar en la construcción de iniciativas de paz y democracia que favorezcan el respecto por los derechos humanos.
Han generado también iniciativas en el ámbito comunitario y organizativo como:
  • La incorporación del componente psicosocial a los programas que venían desarrollando las instituciones a las cuales pertenecen los Terapeutas Populares y Multiplicadores en Acciones Psicosociales.
  • La conformación de nuevas instituciones y asociaciones de población en situación de desplazamiento.
  • El desarrollo de nuevos programas en atención psicosocial como proyectos para la atención específica de niñas y niños, jóvenes y padres de familia víctimas de la violencia sociopolítica, programas educativos donde además se brinda atención psicosocial y talleres sobre derechos humanos y derechos de la población desplazada. 
  • La formación de nuevas organizaciones comunitarias como un comité de emergencias, juntas de padres de familias, equipos educativos y mesas de convivencia con líderes comunitarios.

4. Fortalezas y amenazas

Las virtudes de esta experiencia son:
  • Promueve una mirada o postura tendiente a comprender las respuestas y los comportamientos de las personas víctimas de hechos violentos y de la vulneración de sus derechos, en un contexto cultural, político, económico, religioso y social determinado.
  • Comprende las interpretaciones que los individuos, familias y colectivos dan a los hechos, las particulares maneras de enfrentarlos y en este sentido el significado que ello tiene para sus vidas.
  • Favorece la elaboración de experiencias (dotarlas de sentido), potencializa los recursos internos (individuales, familiares y colectivos) que disponen quienes han sido víctimas de estas situaciones, y aporta en la capacidad para agenciar recursos externos.
  • Acompaña a personas y comunidades víctimas de la violencia sociopolítica, desde un enfoque psicosocial, con el fin de disminuir el sufrimiento emocional, reconstruir el tejido social e impulsar la participación ciudadana.
  • Posiciona el enfoque psicosocial dentro de las organizaciones, como referente articulador en la atención a víctimas de la violencia sociopolítica.   
  • Sensibiliza a los integrantes de las organizaciones y a la población en general, sobre la importancia del trabajo psicosocial en la reconstrucción del tejido social.
  • Genera espacios de interlocución e intercambio donde se visibiliza la aguda crisis humanitaria y el impacto psicosocial y en la salud mental que éste genera en las personas y comunidades.
  • Promueve dentro de las comunidades, acciones que les permitan desarrollarse como personas activas, solidarias y participes en el desarrollo de sus proyectos de vida y en la construcción de paz.
  • Consolida redes y grupos de apoyo que permitan consolidar y fortalecer una respuesta desde la no violencia hacia la construcción de paz.
  • Desarrolla metodologías participativas y contextualizadas que prioricen la construcción de herramientas y el fortalecimiento individual y colectivo para enfrentar contextos adversos.
Los principales obstáculos por los cuales ha pasado esta experiencia son las amenazas que generan los actores armados hacia los líderes comunitarios, organizaciones sociales y defensores de derechos humanos. Tanto los Terapeutas Populares y Multiplicadores en Acciones Psicosociales como la población atendida por ellos, están soportando los rigores del conflicto armado interno y los abusos de los grupos armados.

También se ha padecido la dificultad para la realización de los proyectos debido al debilitamiento de las organizaciones que los respaldan, muchas veces por la falta de financiación. De igual manera afecta la carencia de políticas públicas que logren contribuir en la articulación de estos esfuerzos en beneficio de la población víctima del conflicto sociopolítico.

5. Contacto

Gloria Amparo Camilo
Directora
Corporación AVRE
Calle 61 F No.24 - 42  B / El Campín
Bogotá, D.C. Colombia
Teléfono: (1) 3473617; 3474713
corporacionavre@corporacionavre.org

Publicada el (d/m/A): 21/11/2006


Esta Buena Práctica ha sido consultada 2995 veces

Ver todas las buenas prácticas | Ver mapa | Volver

 

Búsqueda avanzada de Buenas prácticas:
Palabra(s) relacionada(s):
Tipo de buena práctica:
Departamento:
Municipio:
Razón de surgimiento:
Continua realizándose:

Callejón con Salida
 

Contáctenos
Buenas prácticas para superar el conflicto
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
Crr. 11 No. 82-76 Of. 802
Bogotá-Colombia
Teléfono: 6364750
Fax: 6364750 Ext. 209
Correo-e:

correo electrónico

Desarrollado por Colnodo para el Area de Paz, Desarrollo y Reconciliacion del PNUD Colombia